Negocios y problemas de vandalismo

En algunas zonas de marcha de vez en cuando se sufren problemas de vandalismo en los locales comerciales. Por suerte, no es algo frecuente, al menos no en la mayoría de las ciudades. Pero cuando toca es todo un problema. Una de las gamberradas más frecuentes es la de inutilizar una cerradura poniendo pegamento o cualquier objeto que impida introducir la llave en el interior.

No necesitan ningún motivo para hacerlo ni tener ninguna enemistad con el dueño del establecimiento. Simplemente, eligen al azar cualquier local por lo que nadie está libre de que pueda sucederle. Desde luego, esto no es en absoluto una broma, es vandalismo puro y duro porque el dueño del establecimiento se encontrará con que no puede abrir su negocio, con los problemas que esto pueda acarrearle.

En este caso, debe de ponerse en contacto con Cerrajeros en San Sebastian baratos que puedan solucionar su problema con rapidez. Al menos podrán abrir su negocio lo antes posible y a lo largo de la mañana cambiar la cerradura esperando que el problema no vuelva a suceder. Es conveniente realizar también la correspondiente denuncia.

Un destrozo todavía más grave es el que tiene que ver con las lunas del escaparate. En muchos casos el cristal tan solo raja sin llegar a caer. Es lo más habitual ya que se trata de cristales muy gruesos y resistentes. Pero, en algunos casos, pueden venirse abajo o estar a punto de hacerlo suponiendo un peligro para la gente que circula por la acera.

Aquí, antes de nada, hay que llamar a la policía para denunciar los hechos y que levanten un parte de lo sucedido. Con esto, se puede llamar al seguro para que actúen tan rápido como la situación exija. Un escaparate con el cristal estallado no solo es peligroso, también es antiestético y va a hacer que muchas personas no se paren a mirar y, consecuentemente, se pierdan ventas.

Por último, entre los actos de vandalismo más frecuentes también podemos destacar las pintadas. Las pintadas con spray pueden hacerse en la fachada o en los cristales. En cualquier caso, son muy malas de limpiar y resulta bastante caro hacerlo. No todos los seguros incluyen la limpieza de fachada y cristales en este tipo de casos.

Denunciar es importante ya que muchos de estos grafiteros son reincidentes y conocidos por la policía. A continuación, se puede recurrir a una empresa de limpieza especializada.

Las ciudades que nunca duermen

Seguro que lo habéis oído asociado a la ciudad de Nueva York, pero hay decenas de metrópolis en el planeta que suelen ser adjetivadas como ‘la ciudad que nunca duerme’. ¿Qué significa realmente eso? Se refiere, grosso modo, a que siempre encontrarás un lugar abierto para pasártelo bien, para comer, beber o lo que se tercie.

Aquí, más cerca, tenemos dos ciudades a las que tampoco les gusta mucho irse a la cama. 24h madrid, twenty four hours Madrid. La capital de España es una de las ciudades más turísticas del país, y el turisteo disfruta con entusiasmo de las posibilidades de una urbe tan variopinta como esta.

Hace poco oía a un amigo decir que la fiesta de Madrid ha dejado de ser San Isidro. Sí, esa es la fiesta oficial, tradicional, pero la fiesta real, la que cada año se marca a rojo en el calendario es el Orgullo Gay. Para bien (y para mal), el tradicional desfile reivindicativo se ha transformado en un mastodonte turístico, mediático y comercial. Nadie quiere perderse esa cita. Ni unos, ni otros. Y cualquier habitante de Madrid sabe que en ninguna época del año hay tanta gente en la ciudad como durante esas fechas, sobre todo en los últimos años.

Al grito de 24h madrid aterrizan miles de visitantes cada final de junio. Pero hay otra ciudad en España que, incluso, supera en nivel turístico a la capital. Hablamos de Barcelona, claro está. Gracias a su afortunado enclave geográfico, a su clima mediterráneo y a su carácter cosmopolita, Barcelona es diferente. Tiene un punto más sofisticado que Madrid, es un hecho. Y a nivel de ocio nocturno, las posibilidades son inmensas.

Basta mencionar alguno de sus festivales de música. Barcelona le lleva años de ventaja a Madrid en esta parcela. Fue pionera en desarrollar un festival de música electrónica que es, a día de hoy, una cita de fama mundial. Junto al Sónar, en los últimos años el Primavera Sound se ha convertido en otra pieza fundamental del calendario europeo.

Así son Barcelona y Madrid, ciudades muy diferentes pero que tienen sus puntos en común, y uno de ellos es ese: que nunca duermen.