Nadar durante todo el año

La natación es uno de los deportes más sanos y más completos que existen. Pero además es uno de los que más suelen gustar a todo el mundo porque no parece que realmente se esté haciendo ejercicio. Durante el verano, los que tienen la suerte de tener una playa cerca practican la natación en el mar  los que no, lo hacen en cualquiera de las piscinas públicas a las que puedan tener acceso. Algunos privilegiados lo hacen en la suya propia.

Pero si te gusta nadar puedes hacerlo todo el año porque en la mayor parte de las ciudades hay una gran oferta de piscinas cubiertas tanto públicas como pertenecientes a gimnasios o centros deportivos. En estas piscinas se puede acudir tanto a recibir cursos de natación como a practicar el baño libre y, de este modo, realizar ejercicio con independencia del tiempo que haga en el exterior.

Además de nadar, en muchos de estos centros se pueden realizar otras actividades en el agua igual de divertidas y completas como por ejemplo el aquagym. Se trata de hacer gimnasia en el agua. Una manera mucho más sencilla de hacer deporte que es perfecta para aquellos que por su edad o por su forma física no puedan hacer ejercicio con facilidad.

El agua facilita el movimiento y por eso, muchas clases de los gimnasios tienen sus variedades dentro del agua. Incluso hay algunos con alternativas tan divertidas como el aqua zumba, que consiste en practicar la popular zumba pero en la piscina. Todo un derroche de movimiento que resulta más sencillo gracias a la acción del agua y que puede ser una forma divertidísima de ponerse en forma.

Incluso para los que buscan nuevas sensaciones hay piscinas que organizan cursos de buceo. Y es que antes de entrar en el mar, los buceadores aprenden a realizar los ejercicios debajo del agua con sus trajes y sus botellas. Así, saben cómo es la sensación de estar en el agua antes de hacerlo en el mar y todo será mucho más fácil y más relajado.

Los cursos de submarinismo en piscina duran muy pocos días y en una semana se puede estar listo para ir al mar y obtener un título básico para empezar a bucear con clubes y vivir una experiencia increíble descubriendo como son esas tres cuartas partes del planeta que la mayoría de las personas no llevan a ver jamás.

Temporada de rehabilitación de casas

La primavera marca el pistoletazo de salida para las reformas de viviendas. El buen tiempo ayuda a que los trabajos se hagan sin interrupciones, aunque las olas de calor no son muy bienvenidas por los trabajadores… Además, este final de primavera e inicio del verano están demostrando que el sector vive un considerable repunte: cada vez se reforma más y se invierte más dinero en la misma.

La crisis económica que se inició a finales de la pasada década fue decisiva para el sector inmobiliario, eso es algo que, a estas alturas, está más que comentado. Pero la crisis también afectó a las reformas hogar de diferentes modos. Por un lado, muchas personas que tenían previsto cambiar de casa, se lo pensaron mejor, y decidieron permanecer en su vivienda antigua.

El problema de esta vivienda antigua, en numerosos casos, es que precisaban de forma urgente reformas y rehabilitaciones. Las viviendas de finales de los 70 y años 80, con entre 30 y 40 años de antigüedad son las que se asomaron a este ‘dilema’: reformar o reformar. Tanto los propietarios que deseaban vender sus pisos como los que pretendían seguir viviendo en ellos tuvieron que pedir presupuesto. En algunos casos, las propias directrices legales obligaban a reformar edificios con lo que también se ofrecieron subvenciones para reformas hogar.

Lo tiempos han cambiado desde la crisis económica. Lo peor de la misma ya ha quedado atrás y el ánimo de los propietarios es otro. Muchas de las reformas que se proyectaron durante el año pasado, según diversas estadísticas, fueron más por ‘capricho’ que por obligación. Se trata de un tipo de reforma a pequeña escala que tiene por objetivo actualizar determinadas zonas del hogar. Son, tal vez, esas reformas que quedaron aplazadas en el pasado y que ahora, con una posición un poco más desahogada, se pueden abordar.

Y la tendencia para este año sigue imparable. El hecho de que se compre más vivienda nueva también supone más posibilidades de reformas, puesto que los nuevos propietarios cambian cosas para adaptarse a sus gustos. No hay duda, es temporada alta de reformas.

Aprovecha tu piscina todo el año

 

Las cubiertas para piscina permiten contar con una piscina en casa durante todo el año. Incluso si es una vivienda de vacaciones es algo que se va a agradecer y a lo que se quitará mucho partido. Una piscina cubierta puede climatizarse y, por tanto, disfrutarse cuando se acuda a la vivienda los fines de semana o puentes durante el invierno.

¿Te imaginas algo más relajante que darte un baño en un agua a la temperatura de tu cuerpo mientras puedes ver como en el exterior llueve o incluso nieva? Eso sí que es una experiencia de desconexión y desestrés que seguramente haga que quieras disfrutar de tu segunda vivienda con bastante más frecuencia, haciendo que tenga más uso y más disfrute.

Si para los adultos una piscina cubierta y climatizada es toda una tentación para los niños puede ser una verdadera fiesta. Quizás a los niños no les gusta acudir el fin de semana a la casa de vacaciones porque supone tener que pasar unos días fuera de su ambiente y alejados de sus amigos. Pero si saben que les espera una piscina en la que podrán estar disfrutando como si fuera el verano seguro que las cosas cambian.

Normalmente, una piscina supone una importante inversión en una vivienda, pero precisamente por eso vale la pena hacer un esfuerzo más y poder disfrutarla en muchas más ocasiones que el mes de vacaciones que se pasa en la casa. Un aliciente que hará que la segunda vivienda sea totalmente irresistible para toda la familia.

Y si esto vale para la segunda vivienda cuando la piscina está en la vivienda principal sobran las argumentaciones. Tener una piscina para todo el año es un gran lujo que está a tu alcance. Un dinero bien invertido que se amortizará rápidamente con los buenos momentos que se pasen en el agua. Por no hablar de que la natación es una fantástica manera de hacer un ejercicio muy completo sin tener que ir a un gimnasio.

Una advertencia importante, a no ser que seáis grandes amantes de la vida social y no os importe que cada fin de semana los amigos fijen vuestra vivienda como punto de encuentro, mejor no comentéis demasiado todas las ventajas de vuestra piscina cubierta ni la maravilla del agua a 38 grados en el frío invierno. La tentación es demasiado grande para poder resistirse.

Tramites para comprar una casa o rehabilitarla con una reforma en el baño

Comprarnos un piso o una casa es uno de los pasos más importantes en la vida de la mayoría de las personas. Tanto es así que este paso puede cambiar nuestra forma de vivir de manera radical. Es por eso que debemos tener muy claros los pasos que tenemos que dar para conseguir el ansiado deseo de tener nuestra propia casa y ver también si hay que hacer algún tipo de cambio en ella como es reformar baño.

Primero debemos ver cuál es el presupuesto y el dinero total con el que contamos antes de comenzar a buscar nuestra nueva casa para así adecuar nuestra búsqueda a ese presupuesto. Al mismo tiempo, en los pasos previos antes de comenzar con la búsqueda de la vivienda propiamente dicha, debemos informarnos sobre las posibilidades de financiación que tenemos acorde a nuestros ingresos para así evitar sorpresas negativas.

Una vez que nos ponemos a buscar, debemos tener claro el lugar en el que queremos vivir así como el tipo de vivienda que buscamos ya que podemos elegir un  piso, un adosado o un apartamento y en diferentes lugares como el centro de la ciudad o en las afueras.

Teniendo claro estos puntos, podemos comenzar a visitar aquellas viviendas que nos vayan interesando con el fin de descartar las que menos nos gusten para quedarnos con aquellas que más nos impresionen. Una vez que hemos descartado algunas y elegido otras, es cuando debemos tomar la importante y vital decisión de con cuál de ellas nos quedamos, algo que no es nada fácil.

Si ya tenemos claro cuál es nuestra elección, pasamos al terreno estrictamente económico y financiero mediante la tasación de nuestra vivienda para proceder a la aprobación de la hipoteca y a la firma de la escritura de nuestra nueva casa ante notario. Debemos tener en cuenta también el hecho de que tenemos que poner todos los servicio como la luz, el gas o el IBI a nuestro nombre cambiando la titularidad de cada uno de los servicios, así como si hace falta hacer algun tipo de cambio como es reformar el baño.