Tramites para comprar una casa o rehabilitarla con una reforma en el baño

Comprarnos un piso o una casa es uno de los pasos más importantes en la vida de la mayoría de las personas. Tanto es así que este paso puede cambiar nuestra forma de vivir de manera radical. Es por eso que debemos tener muy claros los pasos que tenemos que dar para conseguir el ansiado deseo de tener nuestra propia casa y ver también si hay que hacer algún tipo de cambio en ella como es reformar baño.

Primero debemos ver cuál es el presupuesto y el dinero total con el que contamos antes de comenzar a buscar nuestra nueva casa para así adecuar nuestra búsqueda a ese presupuesto. Al mismo tiempo, en los pasos previos antes de comenzar con la búsqueda de la vivienda propiamente dicha, debemos informarnos sobre las posibilidades de financiación que tenemos acorde a nuestros ingresos para así evitar sorpresas negativas.

Una vez que nos ponemos a buscar, debemos tener claro el lugar en el que queremos vivir así como el tipo de vivienda que buscamos ya que podemos elegir un  piso, un adosado o un apartamento y en diferentes lugares como el centro de la ciudad o en las afueras.

Teniendo claro estos puntos, podemos comenzar a visitar aquellas viviendas que nos vayan interesando con el fin de descartar las que menos nos gusten para quedarnos con aquellas que más nos impresionen. Una vez que hemos descartado algunas y elegido otras, es cuando debemos tomar la importante y vital decisión de con cuál de ellas nos quedamos, algo que no es nada fácil.

Si ya tenemos claro cuál es nuestra elección, pasamos al terreno estrictamente económico y financiero mediante la tasación de nuestra vivienda para proceder a la aprobación de la hipoteca y a la firma de la escritura de nuestra nueva casa ante notario. Debemos tener en cuenta también el hecho de que tenemos que poner todos los servicio como la luz, el gas o el IBI a nuestro nombre cambiando la titularidad de cada uno de los servicios, así como si hace falta hacer algun tipo de cambio como es reformar el baño.

Coches de segunda mano, ¿oportunidad o problemas?

Si estás barajando la posibilidad de que tu próximo vehículo sea de segunda mano quizás estés preocupado por los problemas que pueda acarrearte. Comprar un coche de segunda mano puede ser una manera de ahorrar dinero, pero si no se tienen en cuenta algunos factores podemos acabar gastando más de lo que realmente pensamos.
El primero punto a considerar es la manera en la que vamos a adquirir el coche. No es lo mismo comprar a un particular que hacerlo en una tienda de compra venta. Es cierto que al particular es más fácil regatearle y lograr que baje un poco el precio, pero a cambio también estaremos renunciando a muchas garantías.
Seguramente has escuchado eso de que las ventas de segunda mano tienen garantía, y es cierto, pero no tiene nada que ver con la que ofrece un establecimiento. Si algo va mal en el coche te tocará demostrar que este tenía el problema previamente a su compra, algo que te va a costar hacer.
Otro punto importante es la marca del vehículo. No es lo mismo comprar un bmw segunda mano barato, un coche de gama media alta o alta, que comprar un coche que ya nuevo es barato y no tiene una gran calidad. ¿Qué puedes esperar de un vehículo que ya nunca fue bueno cuando va usado? Sin embargo, una marca como BMW, famosa por su dureza, es garantía incluso con muchos miles de kilómetros en su haber.
Además, sabes que de este tipo de coches tienes garantizados recambios en caso de que hagan falta, algo que desde luego no vas a tener cuando hablamos de otro tipo de automóviles cuyas piezas se fabrican en países muy lejanos y que no se garantiza siquiera que puedan enviarlas en plazos razonables.
El último punto a tener en cuenta es para qué queremos el vehículo y cuánto tiempo pensamos tenerlo con nosotros. Si queremos un coche que nos ofrezca seguridad en la carretera, un buen servicio y que además nos ofrezca la posibilidad de volver a venderlo cuando ya queramos cambiarlo, debemos de ir a marcas de confianza.
La seguridad se paga y si se piensa viajar con el coche y recorrer muchos kilómetros es imprescindible que sea un automóvil seguro, que tenga garantías y que además sea fiable, para que no acabemos gastando en el servicio de grúas y en el taller más de lo que hemos ahorrado en la compra.