Luz e intimidad no están reñidos

A todos nos gusta tener luz en las habitaciones, pero cuando se vive en una ciudad o en un edificio grande con patios de luces, a veces esta luz está reñida con la intimidad. Tener las cortinas abiertas permite el paso del sol, pero también hace que todo el mundo pueda ver el interior del hogar, algo que no es agradable para nadie.

Por eso, sino quieres sentirte como en un escaparate todo el día, tendrás que buscar una solución que te permita tener luz y a la vez salvaguarde la intimidad necesaria en el hogar. Estas son algunas ideas para conseguirlo:

-Combinar visillos y cortinas gruesas. Se hace usando dos barras, una más baja en la que está el visillo y otra más alta con la cortina gruesa. Durante el día, la cortina se recoge a los lados y se deja el visillo, el cual permite que entre mucha luz. Cuando por la noche se enciende la luz artificial se pueden cerrar las cortinas para dar un mayor resguardo.

– El estor screen. Es un tipo de estor que da muy buen resultado. La tela cuenta con cientos de agujeros muy pequeños por los que se cuela la luz, pero su apariencia es opaca. Deja que la habitación se ilumine, pero no deja ver el interior de la vivienda ni tampoco deja ver el exterior.

-Los estores día y noche. Son perfectos para dormitorios porque se pueden regular para permitir que pase más o menos luz. Se trata de un estor doble que tiene franjas opacas y otras más transparentes. Según se coloque se puede hacer que el estor quede totalmente opaco, totalmente transparente o combinando una y otra opción. Se regula así el paso de la luz que se quiera durante todo el día.

– Las persianas venecianas. Un clásico muy efectivo, ya que regulan muy bien el paso de la luz, ofrecen intimidad y además son bastante económicas. Se adaptan a todas las habitaciones de la casa porque pueden realizarse en diferentes materiales. Las de PVC son perfectas para la cocina y el cuarto de baño, y las de aluminio para el resto de la casa. Pero también las hay en madera e incluso modelos realizados en tela, a medio camino entre la persiana clásica y un estor plegable.

Opciones no faltan para conseguir tener una casa muy luminosa a la vez que discreta.

NO TODAS LAS VENTANAS SON IGUALES

Un día fuimos a ver un piso para que lo alquilase uno de mis amigos y quería una segunda opinión, de modo que fuimos unos cuantos para ver si donde había escogido era un buen sitio o si por lo contrario se había equivocado y quería saber si nosotros podíamos ver algún fallo en el piso que a él se le había pasado por alto.

 

El piso en sí no estaba tan mal, era un poco viejo y las ventanas tenían unas formas un tanto extrañas, no eran como son hoy en día que todas son iguales o muy parecidas, cuando las vimos le dijimos que para esa clase de ventanas no le iba a ser sencillo encontrar unos estores que les fuesen bien, pero al final encontró una tienda online de estores a medida donde pudo encontrar unos estores que encajaban perfectamente en esa ventanas tan extrañas.

 

Hay pisos para alquilar por ahí que dan verdadero miedo, cuando alguien ponga un piso a alquilar por lo menos hay que adecentarlo un poco antes de enseñárselo a nadie o que menos que limpiarlo, pero como los que los alquilan solo buscan el dinero que van a cobrar por el alquiler no les importa como esté el piso, supongo que pensarán que ya lo limpiará el inquilino que alquile el piso, además hay veces que para que te vengan a arreglar algo que no funciona en el piso alquilado pueden pasar días e incluso semanas, viendo la dejadez con la que los propietarios tratan a sus inquilinos te dan ganas de quedarte en casa de tus padres para siempre ya que ellos por lo menos siempre responden cuando los necesitas.
Para mudarse a un piso alquilado sobre todo cuando es un piso antiguo hay que fijarse bien en todo y que todo funcione correctamente para no llevarse después sorpresas desagradables, así después no tendrás que llamar al propietario para que te venga a arreglar algo y tarde lo que le dé la gana. Si puedes y tienes la oportunidad múdate a un piso nuevo qu no tiene tantas complicaciones como uno antiguo.

Cómo limpiar las ventanas y cristales cuando tenemos persianas venecianas

Cuando tenemos persianas venecianas de madera debemos tener un correcto mantenimiento y limpieza tanto de la persiana como de los cristales de las ventanas. Así que una vez que nuestros marcos de las ventanas persianas venecianas de madera y nuestras persianas están totalmente limpias, podemos pasar a la limpieza de los cristales. Para ello necesitaremos contar con los productos y materiales adecuados. Estos productos que pueden utilizarse son mayoritariamente tres:

  • Amoniaco: Este producto tiene un efecto desengrasante ideal para poder limpiar nuestros cristales. Eso sí, hay que tener en cuenta que, al ser un producto abrasivo, es necesario rebajarlo con agua y utilizar guantes cada vez que vayamos a emplearlo como producto de limpieza. Gracias al amoníaco podremos acabar con la grasa de los cristales en algunas zonas de nuestra casa como la cocina.

 

  • Vinagre: gracias al vinagre podremos dar un mayor brillo a nuestros cristales mientras los limpiamos. Pero no vale con utilizar vinagre puro, sino que al igual que ocurría con el amoniaco, es necesario diluirlo en agua, en este caso tibia, y mezclarlo también con un poco de limón o de lima para disimular el fuerte olor. Luego podemos verter la mezcla en un pulverizador para poder utilizarlo con mayor facilidad.

 

  • Almidón: este es otro de los productos por excelencia para poder limpiar los cristales y las persianas venecianas de madera, y como ocurría en los casos anteriores, es necesario rebajarlo con agua. En este caso, por cada medio litro de agua podemos añadir media cucharada pequeña de almidón y luego utilizar una esponja con esta mezcla para limpiar el cristal en cuestión. Para retirar el almidón podemos utilizar un papel impregnado con vinagre. Debemos tener en cuenta que, si utilizamos almidón, no podremos limpiar los cristales en pleno sol ya que esto hará que el almidón se seque y sea muy complicado de retirar.

No cabe duda que limpiar los cristales no resulta una tarea demasiado sencilla, especialmente cuando éstos están muy sucios debido a la grasa de la cocina o el polvo del exterior

LOS DÍAS EMPIEZAN A ALARGARSE

Ahora que está a punto de llegar la primavera es la hora de empezar a pensar en empezar a colocar mosquiteras enrollables en las ventanas de nuestra casa para poder disfrutar de nuestra casa sin que nos molesten los mosquitos que tanto odiamos, sobre todo cuando nos vamos a dormir y de repente te despierta volando pasando al lado de tu oreja, y al final te pasas la noche intentando matarlo pero es bastante normal que no lo encuentres cuando enciendas la luz, son unos insectos muy escurridizos.

 

Pero ahora que cada vez va a hacer más calor los mosquitos también van a empezar a salir en mayor número, ya que son las épocas del año en que más proliferan los mosquitos, sobre todo si te diriges a los ríos para poder bañarte, ahí es donde más hay que tener cuidado con los mosquitos ya que les encanta el agua dulce.

 

Pero aunque no me gusten mucho los mosquitos, cuando llega la primavera es como si llegase la alegría, el sol empieza a calentar de verdad y los días empiezan a ser verdaderamente largos por lo que se vuelve mucho más tarde a casa, no es como en invierno que a las cinco de la tarde ya empieza a anochecer y te dan ganas de irte para casa para estar al resguardo del frío y de la lluvia.
Para los que nos gusta la playa como a mí, en estas fechas es cuando nos empezamos a poner nerviosos, ya que vemos que la temporada de playa se acerca y que la vamos a disfrutar, es raro pero la playa es casi el único sitio en el que siempre me encuentro bien, parece que los problemas desaparecieran en cuanto llegas a la playa, el problema es que vuelven en cuanto la abandonas, menos mal que aprovecho hasta el último rayo de sol y no soy el único, hay gente que al igual que yo van a la playa desde el principio de la temporada hasta el final de la temporada y lo gracioso es que cada uno se pone siempre en su sitio y nadie se lo quita.